GESTIÓN CINEGÉTICA Y PISCÍCOLA PLANIFICACIÓN E INGENIERÍA AGROAMBIENTAL INFORMES, VALORACIONES Y PERITACIONES AGROFORESTALES INVESTIGACIÓN, TECNOLOGÍA Y DESARROLLO AMBIENTAL

La Comunitat, segunda autonomía con más riesgo de sufrir grandes incendios forestales

  • Un informe resalta que la única forma de combatir estos siniestros en el futuro será con más inversión en gestión y planificación forestal

  •  
  •  

El concepto de gran incendio forestal (GIF), término que se aplica a aquellos que superan las 500 hectáreas quemadas, no se empieza a popularizar en España hasta principios de la década de los 80. De ser un hecho aislado, con el paso del tiempo se han ido convirtiendo en un fenómeno cada vez más frecuente.

La Comunitat es en estos momentos la segunda autonomía con más riesgo de sufrir un incendio de estas características, tan sólo superada por Canarias.

Según el informe 'Donde arden nuestros bosques. Análisis y soluciones' de WWF , la Comunitat tiene un 0,33% de posibilidades de sufrir un incendio de estas características mientras que en las islas la probabilidad es del 0,5%.

 

Inmediatamente por detrás, y según el informe, se encuentran las comunidades de Castilla y León (0,31%), Aragón (0,26%) y Andalucía (0,24%).

La Comunitat Valenciana ha sufrido entre 2001 y 2015 21 grandes incendios forestales sobre un total de 6.355 siniestros. Los más graves en este periodo se produjeron en las localidades de Cortés de Pallás (2012) con 28.600 hectáreas quemadas, Millares (25.430 hectáreas), Requena (24.064 hectáreas), ambos en 1994 y Andilla (23.000 hectáreas) que tuvo lugar en 2012.

Reducción de incendios

Según el documento elaborado por WWF, el número de incendios se ha reducido de forma que entre 2006 y 2015 se han registrado un 37% menos que en la década anterior. Aún así, cada año se producen una media de 13.000 siniestros.

También la superficie afectada ha disminuido, lo que se debe, principalmente, a la eficacia de los dispositivos de extinción y a la disminución del número total de siniestros. Entre 2006 y 2015 ardieron 98.800 hectáreas, un 20% menos que en la década anterior.

La entidad conservacionista considera que los grandes incendios forestales, que son una minoría, constituyen el verdadero problema a combatir en el futuro, ya que son los que mayor superficie arrasan. Pese a su reducción respecto a las décadas de los setenta y ochenta, el informe explica que la única forma de combartirlos será invirtiendo en planificación y gestión territorial.

Entre 1968 y 2013 el 60% de la superficie forestal de la Comunitat ha sido recorrida por el fuego. Desde la Generalitat, según el informe, se reconoce que el efecto de los incendios y su impacto se han recrudecido por el abandono de la gestión forestal.

Esta dejadez ha propiciado que la continuidad horizontal y vertical de la masa arbórea se incremente con especies inflamables y grandes superficies arboladas que se combinan con una alta carga de combustibles muertos.

El informe critica que la mayor parte de los montes no tienen instrumentos de gestión aprobados. A todo ello se suma el riesgo del incremento de fenómenos meteorológicos extremos por el calentamiento global.

Entre las necesidades identificadas se encuentra el incremento de los esfuerzos de prevención y la realización de tratamientos silvícolas de regeneración para reducir las grandes densidades y diversificar las mas.

En esta misma línea, el informe resalta que no se han identificado las zonas de alto riesgo de incendio según establece la Ley de Montes de 2003. «Nuestra conselleria simplemente se ha limitado a identificar la totalidad del terreno forestal como zona vulnerable, sin priorizar los riesgos», destacó el presidente de la Plataforma Forestal Valenciana, José Vicente Oliver.

Oliver también recalcó que el informe pone en evidencia que «todos los expertos coinciden en que debido al abandono del aprovechamiento de la madera y leñas durante décadas y el proceso de cambio climático, no se va a poder reducir la superficie afectada en incendios, por lo que no basta con medidas de extinción, sino que resulta clave prevenir mediante clareos de masas forestales superdensificadas y sin discontinuidad». En esta línea, el presidente de la plataforma recuerda que el informe de WWF señala que en la Comunitat se reúnen seis factores que facilitan que se produzca un gran incendio forestal: la pervivencia de las causas, los fenómenos meteorológicos extremos asociados al cambio climático, la continuidad en la masa forestal y en la interfaz urbano forestal, el abandono de la actividad agrícola, la falta de gestión forestal preventiva y los recortes en los servicios forestales. Y recuerda que el verano no ha empezado demasiado bien.

 

 

  • Árboles caídos y ramas secas inundan el bosque de Les Rodanes pese a que Sanidad Forestal pide extraer masa muerta para evitar incendios

  •  
  •  

«La imagen es pavorosa, hay cientos de pinos secos cayéndose al suelo, esto es pólvora». Así resume José Antonio, vecino de la urbanización Monte Horquera de Vilamarxant, la situación en la que se encuentra el bosque de Les Rodanes, y que ha disparado la preocupación tanto de los residentes como de la Coordinadora de los Bosques del Turia y del grupo popular en el Ayuntamiento de la localidad.

El problema, según coinciden en señalar, se ha agravado a causa de la paralización de los trabajos de extracción de masa forestal que se venían desarrollando en la zona desde finales de 2014 tras los daños sufridos en las pinadas por la plaga de tomicus, que provocó la muerte de centenares de ejemplares. Ante esta problemática, la sección de Sanidad Forestal de la Conselleria de Medio Ambiente aconsejó talar tanto el arbolado afectado por el insecto como de los pinos muertos «con el objetivo de minimizar los riesgos de aumento de plagas, riesgo de caídas, aumento de combustible y el consiguiente riesgo de propagación de incendios», según recuerda un informe del citado servicio de enero de este año.

Estas tareas, tras un largo proceso burocrático, se iniciaron en mayo de 2015 a través de una empresa privada, pero controladas por la propia conselleria. Sin embargo, tras el verano, y ya con el tándem PSPV-Compromís al frente de la Generalitat y el Consistorio de la localidad, los trabajos fueron suspendidos temporalmente a petición del propio Ayuntamiento de Vilamarxant pese a que «desde el punto de vista de sanidad forestal no existían motivos para la paralización», tal y como recoge el informe. Sin embargo, el pasado mes de diciembre la paralización se hacía definitiva. Según explicó ayer a LAS PROVINCIAS el director general de Medio Natural y de Evaluación Ambiental, Antoni Marzo, «lo paramos por el gran impacto ambiental que se estaba produciendo y los daños que estaba registrando el terreno con esta actuación, y el margen de beneficio para la empresa con las condiciones que le poníamos era muy limitado, por lo que decidimos rescindir el contrato».

 

Por contra, tras esta suspensión de los trabajos, el servicio de Sanidad Forestal insistía en que «la propuesta de actuación no puede ser otra que la iniciada en su momento, es decir, proceder al apeo, extracción y eliminación de la masa muerta en aquellas zonas donde los costes de estos trabajos entren dentro de los parámetros razonables». En las zonas de difícil acceso, al menos, la sección insta a colocar apeos que apuntalen el terreno y eviten arrastres, facilitar la regeneración, la transitabilidad y reducir el riesgo de incendios, entre otros aspectos.

Pese a todo ello, como alertan los vecinos, la coordinadora y el grupo popular, el combustible forestal ha ido creciendo en esta primera mitad del año hasta la situación actual en la que se dispara el riesgo de incendio forestal.

Reivindicación

El portavoz del PP en el Consistorio de Vilamarxant, Ciro Ferrer, recordó que su grupo lleva reivindicando desde finales del pasado año la reanudación de los trabajos de extracción de la madera muerta y de aquellos pinos enfermos susceptibles de propagar la plaga de tomicus. Para ello, presentaron dos mociones, en noviembre 2015 y en enero de 2016, en el pleno municipal que no fueron atendidas. «Lo más grave de la supresión de estas tareas no es sólo la posible propagación de la plaga de tomicus, sino el riesgo que existe para la seguridad de las personas que viven en la urbanización Monte Horquera ya que, en caso de producirse un incendio forestal, tanto su integridad como la de sus casas estarían en serio peligro y todo gratuitamente por la obcecación de los mal llamados ecologistas que, por querer proteger tanto, acaban consiguiendo el efecto contrario», resumió Ferrer.

Marzo, por su parte, resaltó que los recortes en el presupuesto ha imposibilitado a su departamento encargarse directamente de los trabajos, ya que la opción de adjudicarlo de nuevo a una empresa privada se ha descartado. Este año intentarán salvar el verano con un aumento de la vigilancia y, a partir del próximo ejercicio, se crearán brigadas forestales «en cada una de las demarcaciones que lleven a cabo un trabajo más continuado en el monte durante todo el año».

El fuego se declaró después de que los varones de 59 y 69 años realizaran una hoguera con restos de poda en Segart, según la investigación.

La Guardia Civil ha detenido a dos hombres de 59 y 69 años como supuestos autores de un delito de incendio forestal en el Parque Natural de la Sierra Calderona, en el término de Segart, que el pasado sábado afectó a 14 hectáreas de cultivo y monte bajo en las inmediaciones y el interior del paraje.

Según las investigaciones de la Guardia Civil, el incendio se produjo a causa de una hoguera sin apagar con restos de poda, mientras que debido a las fuertes rachas de viento se tuvo que desalojar a una quincena de personas de sus casas como medida preventiva.

La Guardia Civil ha informado hoy en un comunicado que las detenciones se produjeron ayer, y que ambas personas son de nacionalidad española.

Varios miles de pescadores y cazadores se han concentrado este mediodía en la madrileña plaza de Colón para exigir al Gobierno que elimine del Catálogo de Especies Invasoras a la carpa, la trucha arco iris, el lucio o la perca americana, que se introdujeron en los años 50 en los ríos españoles.
A la protesta han acudido representantes de asociaciones de piscifactorías, federaciones de caza y pesca y entidades de casi todas las comunidades autónomas, que han leído manifiestos en defensa de su actividad y portado pancartas de «Modificación de la ley de especies invasoras», «No queremos matarlos queremos disfrutarlos» o «Basta ya». 

El Catálogo de Especies Exóticas Invasoras, vigente desde 2013, no incluía inicialmente los citados especímenes, pero unasentencia del Tribunal Supremodel pasado marzo obliga al Ejecutivo a incluirlas basándose en informes científicos del daño que ocasionan en los ríos españoles donde fueron introducidas para la pesca deportiva. 

La aplicación de la sentencia supondrá la prohibición de criar y comercializar estas especies para venta o para soltarlos en los ríos, y requerirá que los pescadores que se hagan con ellas no puedan devolverlas, como ocurre ahora en gran parte de la pesca deportiva.

Agustí Albiol, de la Plataforma en Defensa de la Pesca, ha recordado que las organizaciones «ya han logrado que el Partido Popular y el Partido Socialista, así como la Federación Española de Municipios y Provincias y muchos pueblos afectados hayan presentado proposición no de ley en la que solicitan la suspensión cautelar de la sentencia» del Supremo. 

Cierre de empresas 
A su juicio, las citadas especies de pesca incluidas en el catálogo de invasoras «llevan en nuestras aguas hace más de dos mil años» y «de mantenerse la sentencia en estos términos miles de empresas tendrán que cerrar y miles de trabajadores perderán sus trabajos». Según la Plataforma en Defensa de la Pesca «el sector sufrirá pérdidas de 3.000 millones de euros». 

«Los trabajadores de más de cien piscifactorías de toda españa nos sentimos indefensos ante la sentencia del Supremo, la trucha arco iris no tiene potencial invasor», ha dicho Curro Villarreal, portavoz de la Organización de Productores Piscicultores, que producen entre 5.000 y 6.000 toneladas de trucha no autóctona al año. 

José Luis Bruna, presidente de la Federación Española de Pesca y Casting sostiene que la reivindicación de hoy es «del mundo rural contra el urbanita» e insiste en que la actividad de pescadores deportivos «siempre ha convivido con el medio ambiente» y que las citadas especies invasoras «están naturalizadas». 

En la protesta se han coreado duros lemas contra los ecologistas como «ecologistas asesinos» o «cuántas veces habéis visto a los ecologistas limpiando ríos». 

Representantes de la Real Federación Española de Caza (RFEC), organismo oficial de representación de todos los cazadores españoles, también han asistido a la concentración para exigir «con rotundidad» al Gobierno saliente de las próximas elecciones generales un compromiso «de respeto y una defensa de la caza, el mundo rural y la pesca».

La procesionaria del pino ha tenido una gran incidencia en los bosques este invierno por una climatología muy benigna
 
La Comarca Comunidad de Teruel pedirá al Departamento de Desarrollo Rural y Sostenibilidad que haga una campaña de información sobre la procesionaria del pino en la que aborde la prevención, actuación y aclaración sobre esta plaga que se ha visto favorecida este invierno por las temparturas tan benignas que se han tenido.

 

La Comarca Comunidad de Teruel pedirá al Departamento de Desarrollo Rural y Sostenibilidad que haga una campaña de información sobre la procesionaria del pino en la que aborde la prevención, actuación y aclaración sobre esta plaga que se ha visto favorecida este invierno por las temparturas tan benignas que se han tenido. Esta propuesta presentada por CHA se vio ayer en la sesión plenaria de la Comarcas así como las mociones sobre el reparto del FITE presentada por Ganar Teruel, defensa de las razas autóctonas presentada por el PAR y que no se reduzcan las ayudas a los clubes deportivos presentada por el PP. El equipo de Gobierno está formado por PSOE, PAR y CHA.

La propuesta presentada por Chunta Aragonesista pide al Departamento de Desarrollo?Rural y Sostenibilidad del Gobierno de Aragón la realización de una campaña de información sobre la procesionaria en la que se aborde la prevención, que recomiende no adentrarse en las zonas con más presencia de bolsas; la actuación, que indique las pautas a seguir en caso de entrar en contacto con este insecto y aclaración para tranquilizar a los ciudadanos respecto al verdadero impacto ambiental de la acción de la procesionaria. Asimismo, se pide al Departamento de Desarrollo Rural dote a Sanidad Forestal de Teruel del presupuesto necesario para que esta situación de la procesionaria no se vuelva a repetir, así como se asesore de los expertos del Centro Nacional de Referencia sobre la procesionaria del pino, que está ubicado en Mora de Rubielos. El Centro Nacional de Referencia sobre la procesionaria del pino desde hace décadas realiza inventarios de masas forestales afectadas por este insecto en la provincia de Teruel y un seguimiento pormenorizado de las mismas. La propuesta fue aprobada por unanimidad

La moción de Ganar Teruel se aprobó en la que se pedía más transparencia y control en el reparto del Fondo de Inversiones de Teruel. Pero la moción se transformó en una declaración institucional.

 

También se aprobó la moción presentada por el Partido Popular, aunque no por unanimidad. En esta moción se insta al Gobierno de Aragón a la no reducción de las ayudas a los clubes deportivos. También se aprobó la moción del Partido Aragonés en defensa de las razas autóctonas.

Navegación

Mapa Web